Mochilas con Ruedas

¿Has parado a pensar en qué se diferencian los modelos de mochilas con ruedas entre ellos?

Es habitual que los compradores de las mochilas con ruedas determinen su elección en función de dos factores: primero miran qué mochilas tienen ruedas, y segundo, de entre todas las mochilas con ruedas, eligen “esa” porque es la que más les gusta. O sea, que desdichamente una gran parte de los compradores que tienen la idea inicial de adquirir mochilas con ruedas se limitan a seleccionar un producto u otro sólo por la estética.

Por esta razón, vamos a ver algunos elementos básicos para poder comparar varias mochilas con ruedas y elegir así la que sea más adecuada para el usuario, no sólo en términos de estética sino también por la funcionalidad, la practicidad o la durabilidad.

mochilas con ruedasLas mochilas con ruedas funcionales son aquellas que se adaptan perfectamente a la función que ha de hacer. Para que esto sea posible hay que pensar primero para qué queremos exactamente la mochila, qué vamos a llevar dentro de ella y cómo la tendremos que transportar. Después sabremos si necesitamos que tenga más o menos bolsillos, si los compartimentos han de estar en el interior o en el exterior, si éstos tienen que estar dotados de organizadores, o si la mochila tiene que tener asas o bandas.

Por otro lado, las mochilas con ruedas más prácticas son las que son fáciles de manejar y de transportar. En este sentido, al comparar mochilas hemos de fijarnos especialmente en los carros: hay mochilas con ruedas que llevan los carros fijados de manera permanente, y hay otras que se pueden separar de él para facilitar el almacenamiento. En cualquier caso, los buenos carros están fabricados de materiales resistentes y, sobre todo, poco pesados, como por ejemplo el aluminio, el polipropileno o la silicona. También es importante ver si las ruedas de los carros llevan almohadillas para que no hagan demasiado ruido al manejarlas.

Por lo que atañe a la durabilidad de las mochilas con ruedas, lo primordial es parar atención a los materiales de fabricación. El armazón de las mochilas, además de ser cómodo para la espalda, tiene que ser de materiales resistentes y relativamente fáciles de limpiar (como el nylon o el poliéster plastificados), y si están reforzados en las zonas clave, mucho mejor.

Mochilas Infantiles

Elegir las mochilas infantiles más adecuadas para los hijos no es una tarea fácil, ya que hay que encontrar un equilibrio entre lo que a ellos les gusta (que sea bonita, de colores alegres y divertida) y lo que les gusta a los padres (que, además de estética, tenga unas características que no la hagan perjudicial para su salud, por ejemplo, en cuanto al tamaño, el peso o el modo de sujeción).

En relación con el tamaño y el volumen de las mochilas infantiles, lo primero que debemos tener en cuenta es qué necesitan transportar los niños. Evidentemente, cuanto más volumen se requiera, mayor deberá ser el tamaño de la mochila. Pero la clave aquí está en cumplir dos principios básicos: el primero es hay que evitar las mochilas cuyo volumen sea superior al de la espalda de los niños. Por esta razón es fundamental comprar mochilas infantiles en vez de cualquier otro tipo aunque sea escolar.

Y el segundo principio: debemos tener en cuenta que el peso total de las mochilas cargadas no debe superar el 10 % del peso total de cada niño. Así que tenemos que calcular cuánto peso puede llevar cada uno (por ejemplo, un niño o una niña de 20 kg podrá cargar 2 kg como máximo.) A partir de aquí, elegiremos las mochilas infantiles que se ajusten más a estas características.

mochila-infantilDespués de considerar todo lo que es imprescindible llevar en la mochila, recomendamos comparar las mochilas infantiles en función del método para transportarlas. Si, a pesar de todo, la carga fundamental supera el 10 % del peso del niño, una buena opción son las mochilas con ruedas; pero no olvidemos que si tienen que subir escaleras habrán de cargarla a mano igualmente. En el caso de llevar el peso recomendado o de tener que subir y bajar escaleras la mejor opción son las mochilas infantiles con dos bandas anchas para llevarla a la espalda. Y si sólo llevan el desayuno o muy poco peso, se puede optar por las de tipo bandolera (con un asa en el hombro) o por las bolsas de cuerdas (menos gruesas que las bandas).

Otro elemento que se puede comparar entre las diferentes mochilas infantiles son los bolsillos. Por un lado, analicemos los sistemas de cierre en función de la edad y las capacidades de cada niño (¿Sabrá abrir las cremalleras solo/a? ¿O necesitará velcros?). Por otro lado, tengamos presente que, cuantos más compartimentos haya más opciones habrá de repartir el peso.

Maletas Infantiles

Antes de comparar las diferencias que hay entre la variedad de maletas infantiles que hay en el mercado, planteémonos una cuestión previa:

¿Es necesario utilizar maletas infantiles si ya se dispone de maletas para adultos?

maletas-infantilesMuchos creen los niños podrían llevar consigo el mismo tipo de maletas que los adultos, ya que tienen la misma función y sólo cambia el diseño. La respuesta es sí y no: es cierto que la utilidad de las maletas infantiles es la misma que las de los adultos, pero no sus características. Para comprender que estos productos se diseñan a medida para los más pequeños de la casa, pensemos por un momento en la ropa, en un jersey mismo: ¿le pondríamos el nuestro a nuestro hijo pequeño? Es lo mismo.

A diferencia de las maletas para adultos, las maletas infantiles tienen que ser atractivas y sugerentes para el infante. Para que las quieran llevar ellos mismos les tienen que gustar, y para que puedan hacerlo, tienen que ser ligeras, resistentes y adaptadas a su tamaño. En estas últimas características es donde encontramos las mayores diferencias entre los modelos de maletas infantiles del mercado. Veámoslo.

Según la capacidad

Para los niños es conveniente utilizar una maleta cuanto más pequeña, mejor, siempre que quepa todo lo necesario, evidentemente. Porque parece que para ellos cuesta menos coger y llevar las maletas infantiles más pequeñas que las más grandes, aunque sean igual de ligeras.

Según el tamaño

Aunque el tamaño de las maletas infantiles va muy ligado a su capacidad, debemos tener en cuenta factores adicionales, como por ejemplo si se pueden llevar como equipaje de mano en las cabinas de los aviones, si es el caso.

Según la dureza

Desafortunadamente, las maletas infantiles suelen estar sometidas a golpes, rozaduras, arrastramientos e infortunios varios. Las maletas blandas suelen soportar bastante bien los golpes, ya que, al ser flexibles, los absorben. Esto no pasa con las maletas rígidas, pero éstas, como son duras, tienen la ventaja de proteger mejor las pertinencias de dentro.

Según la calidad

Sea cual sea vuestra elección (rígidas, blandas, grandes, pequeñas…), las maletas infantiles tienen que ser a prueba de niños, por tanto, bien resistentes. A parte del material de fabricación, es conveniente fijarse en detalles como las ruedas, las cremalleras o los refuerzos de las zonas clave para que no se nos desgasten a la primera de cambio.

Mochilas para la Guardería

Las mochilas para la guardería

Son uno de los accesorios más importantes de la primera etapa escolar de los niños, que es cuando deben familiarizarse con el funcionamiento y el buen uso de las mochilas y adquirir los hábitos que les servirán durante los años posteriores.

Por este motivo, es importante que las mochilas para guardería sean del agrado de los niños, para que las conciban como un elemento positivo que va a estar a su lado siempre que lo necesiten, y no como una carga que deban arrastrar allá adonde van.

Elejir bien la mochila

Así pues, ¿cómo hay que hacerlo para elegir bien las mochilas de guardería? En esta etapa no es necesario que los menores nos acompañen a comprar las mochilas o que estén a nuestro lado cuando las estamos comparando, ya que podrían enamorarse de una cualquiera que no encaja con su perfil recomendado. Asimismo, los padres deben evitar recaer en este mismo error: la idea de comprar una mochila sólo porque tiene el diseño de su animal favorito o de un personaje de dibujos animados que le encanta no es acertada.

mochila para guarderiaEsto significa que en primer lugar los padres deben pensar en las características y las especificaciones técnicas de las mochilas para guardería. Es decir, hay que hacer la elección en función del método de sujeción, del volumen, del peso, del número de compartimentos que tiene que tener (uno para los pañales, otro para la comida… según lo que lleve), etc.

Hay mochilas de guardería con varios sistemas de transporte. Sin embargo, si el niño o la niña tiene que transportar la solo durante un trayecto relativamente largo, quizás es más cómodo para el/ella llevarla colgada de los hombros por medio de bandas anchas. En caso de que sólo la tenga que coger para ir a comer y para situaciones puntuales, se puede utilizar las mochilas con asas o con cuerdas (que se lleven con las manos o bien con el hombro, pero con bandas estrechas). El tamaño de la mochila debe ser acorde con el del niño o la niña, y el volumen no debe ser mayor que el de su espalda.

Finalmente, el niño o la niña tiene que reconocer su mochila a simple vista entre las demás mochilas de guardería, y sobre todo, hacérsela suya, que le guste ir con ella, de modo que la apariencia y el diseño también son importantes. Llegado este punto, podemos elegir su estampado favorito o dejarle elegir a él/ella mismo/a entre las que reúnan las características que hemos determinado.